Amber Lake

EL AMANTE SIN ROSTRO

A Regina, encargada del consultorio sentimental en una revista del corazón, sus aspiraciones literarias se le quedan cortas con aquellos pocos consejos semanales, por lo que se plantea escribir una novela.

La carta de una lectora le impacta de tal forma que decide centrar la trama en las relaciones sadomasoquistas; unas prácticas que, para su sorpresa, resultan ser más habituales de lo que imaginaba.

Con el fin de inspirarse y de dotarla de la mayor veracidad posible, se adentra en ese exótico y oscuro mundillo dónde espera conseguir información y experiencias de primera mano. Y como no quiere correr riesgos, se impone unos límites: conservar el anonimato y no pasar de los chats temáticos y las relaciones a distancia al «vivo y en directo».

Pero sus buenos propósitos fracasan cuando conoce al encantador y misterioso Roy, con el que se salta una de sus normas: «nada de sesiones reales».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *